Novedades

Cómo saber si los embutidos que vas a comer están en buen estado

Todos los alimentos tienen características organolépticas, concepto que parece indescifrable pero es fácil de identificar. Tiene que ver con el aroma, el sabor, el color y la textura de un alimento, y que mejor qué nuestros sentidos para detectarlos. Como consumidores sólo tenemos disponibles nuestros sentidos de vista y olfato. ¿Cuáles pueden ser las características anómalas en los embutidos?

Enranciamiento: se observa en embutidos secos. Al cortarlo la grasa no es blanca sino de color amarillenta, es más fluida, y el olor es rancio. Esto puede darse por envejecimiento del producto.

Aparición de capa pegajosa: suele observarse en la superficie de embutidos frescos. Es por el desarrollo de hongos.

Aparición de mohos: estos son de color verde azulado, son aterciopelados y se encuentran en la superficie del producto. Se observa en embutidos que se encuentran estacionados por mucho tiempo.

Observación de la tripa: ésta debe ser transparente, debe estar sana y sin evidencia de aire (globos).

Putrefacción: se altera el color y el olor. El color depende del producto, va de un gris a un verde. Y el olor es muy desagradable.

Color intenso: en general se debe al agregado de productos químicos (aditivos de uso alimentario) que se utilizan para intensificar el color. En ocasiones se colocan en exceso. Esto puede ser verificado en el laboratorio. Son normales los colores entre crema ligeramente amarronado y rosado pálido. Un color marrón intenso muestra que la superficie se ha secado, es decir que se ha expuesto durante un tiempo excesivo al aire o a altas temperaturas. Un color rosado intenso, indica el agregado de colorantes y, a simple vista, no sabremos de cuál se trata.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.